Posteado por: Contrapunto digital | marzo 5, 2012

Viajar

  No he viajado mucho –isla adentro, me refiero-. Me faltan por conocer aún ciudades tan atrayentes como Holguín, Baracoa, Gibara, Las Tunas, Pinar del Río, la Isla de la Juventud…A otros lugares los incluyo en mi lista solo por haber estado de pasada en algunas de sus calles, aunque se me confundan en la memoria al punto de no distinguir, a veces, si vi un gallo sin plumas y cacareando en Bayamo o arenas negras en Cienfuegos.

Pero viajar, incluso en tramos cortos y dentro de las fronteras nacionales, supone un ejercicio cotidiano de audacia y hasta puede convertirse en una reñida prueba de aptitud. Para arriesgarte a andar sobre ruedas prestadas –sí, porque los conductores suelen ser daltónicos y por eso lo azul lo ven amarillo- debes avituallarte de poses y astucias a la hora de pedir botella, que tiene sus reglas y sus ganchos probados: ser joven; tener un cuerpo respetable, o al menos carisma; un vestuario acorde a hojas de ruta y gustos de los choferes; y si ninguna de estas aptitudes te acompaña, solo queda encomendarte a manos de la suerte –que suele ser loca y a veces ni tocarte-.

Si por casualidad optas por el transporte particular de pasajeros además de tener una cuenta jugosa, al menos en el Banco Popular de Ahorro o en una alcancía, debes acopiar mucha paciencia y tolerancia: puedes llevar en tus espaldas la mochila del que está del otro lado del pasillo, compartes el sudor del otro, fumas aunque nunca te hayas llevado un cigarrillo a la boca, te enteras de los enredos de los demás y hasta de la promiscuidad de algunos –aunque para hablar de tales historias de viaje tengo una amiga que es la voz más autorizada-, pero mirándolo de esa manera, y solo de esa manera, la olla de presión, que son dichos camiones, constituyen una de las muestras más espontáneas de solidaridad.

Mas, si para no desangrar tu bolsillo todos los días, todas las semanas, los meses, los años… decides compartir travesía en los denominados carros de transporte obrero entonces sí pierdes la dignidad por un peso. De pronto, y sin explicaciones, quedas disponible, pues de trabajador pasas a ser un simple haragán. El cartel en la pared te lo restriega sin remordimientos: “Los asientos solo para empleados” y si aún lo pones en duda, alguien con una dulcísima voz te grita al oído: “Oye, dejen de hacerse los suecos, ¿y mi asiento?” Otros, hasta llegan a probar ciertas metáforas, para que el levantón sea menos agrio: “Asientos que hablan; paticas que caminan”.

La propiedad sobre las sillas no entiende de edades ni sexos. No importa que el trabajador pueda aparentar un fisiculturista y usted esté más descomido que un Aedes aegypti, el asiento es de él o ¿no lo entiende? Por eso al final de cada jornada otra duda le ronda los ánimos: ¿Si no soy trabajador, qué soy?

Ante tal panorama, con tantas incertidumbres a cuestas y mientras continúen ariscos los precios y las Yutongs, tendré que seguir postergando las rutas desconocidas. A este paso, definitivamente, no he viajado ni viajaré mucho.

Anuncios

Responses

  1. Si les contara a tus lectores mis historias de viaje… Imagina, no tengo el cuerpo requerido para las botellas, poco carisma y menos dinero. Pero, como Valladares, sumo un millón de amigos, unos ganados por azar y otros… a la fuerza. Algún día me propongo hacer el libro, ya verás

    • Mi mamá postiza, primero gracias por acercarte a estos desahogos y por comentar. Segundo: si te decidieras a escribir esas historias de viaje, seguro que robarías unos cuantos lectores, y no solo de la blogosfera. Desde ya espero por esas crónicas, aunque debo confesarlo: tus narraciones orales son insuperables.

  2. Yoli con su comentario me hizo recordar uno de los fraudes mas escandalosos en la farandula de la isla,el plagio de Valladares a la cancion “Un millon de amigos” de Roberto carlos que todavia UD piensa es del plagiador,pues asi se presento en un Guzman

  3. Y que le paso al moderador que lleva 17 dias ‘Moderando” un comentario?

    • Gracias por llevar la cuenta exacta de los ¿retrasos? Al menos lo hacen navegar por esta bitácora.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: